La memoria en la Astrología

por: Tracy Porter | Copyright 1997

La mente es un concepto difícil de alcanzar porque, aunque sabemos que existe, no es algo que podemos ver o sentir, por lo que debemos teorizar cómo creemos que funciona. El cerebro se considera el asiento del intelecto y hay muchas escuelas de pensamiento sobre la forma en que funciona realmente para procesar, almacenar y recuperar información. Hay muchos aspectos de la inteligencia a fin de incluir el aprendizaje y la manera de recordar cosas que abarcan los principales ámbitos de nuestras vidas.

A corto plazo la memoria nos permite recordar las pequeñas piezas de información, como números de teléfono o direcciones. A menos que tomemos medidas para memorizar los fragmentos de información con los que estamos continuamente bombardeados y almacenarlo en nuestro banco de memoria a largo plazo, lo que hemos recogido dejará nuestra conciencia casi tan pronto como se percibe. A corto plazo la memoria puede ser mejor descrita por el planeta Mercurio y el signo Géminis, porque es captado de manera rápida y no requiere una gran cantidad de procesos de pensamiento analítico para reconocer e interpretar.

La memoria a largo plazo es cuando la información que hemos decidido recordar debe ser guardada por mayor tiempo, por lo que la almacenamos ordenadamente en los bancos de memoria de nuestras mentes. Cómo hacemos en realidad para almacenar y recuperar datos, ha generado mucho debate ya que mucha gente intentó comprender exactamente cómo se hace.

Para algunas personas la recuperación de datos de la memoria a largo plazo es más precisa que otras, y se ha demostrado que tendemos a "llenar los pedazos desaparecidos" con recuerdos falsos o adulterados a través del tiempo y circunstancia. Por lo tanto, con el paso del tiempo, nuestro recuerdo de ciertos eventos puede no ser totalmente fiable. Nuestra memoria a largo plazo está más estrechamente asociada con el planeta Júpiter y el signo Sagitario, ya que se relaciona con nuestra capacidad de pensar más allá del "aquí y ahora" y tratar de llegar a un entendimiento más amplio de la vida en que vivimos para que podamos conseguir la armonía y el equilibrio.

Nuestros cuerpos conservan un recuerdo físico que nos permite realizar determinadas tareas sin realmente concentrarse. Además de las funciones biológicas que realizan sin nuestra conciencia, éstos tienen la capacidad para intervenir y operar en situaciones en que nos hemos convertido en distraídos y deben concentrarse, como conducir un automóvil o caminar por el mismo camino cada día. Algunos creen que nuestros cuerpos contienen recuerdos de acontecimientos que han trascendido en nuestras vidas y que muchas enfermedades son de naturaleza psicosomática, ya que se cree que son el resultado de eventos traumáticos que han sido durante mucho tiempo borrados de nuestra conciencia. Masajistas terapeutas han sido desde hace mucho tiempo conscientes de este fenómeno y han desarrollado un masaje profundo del tejido (Rolfing), para ayudar a corregir muchos desajustes musculares que son el resultado directo del inconsciente ante los recuerdos desagradables. Nuestros recuerdos físicos están los más estrechamente relacionados con el planetoide Quirón y el signo Virgo, porque la conciencia corporal es fundamental en este tipo de recuerdo.

Todos poseemos una memoria ancestral que nos predispone a ciertos rasgos de carácter específico para con nuestra familia. Gran parte de la investigación llevada a cabo en gemelos idénticos que fueron separados al nacer muestra con toda claridad que su vida tiende a desarrollarse de manera similar a pesar de que fueran completamente desconocidos para los demás. La memoria ancestral está estrechamente alineada con la Luna y el signo de Cáncer porque la vida de nuestros ancestros tiene un efecto sobre nuestra situación actual.

Gran parte la investigación científica sobre la reencarnación se ha llevado a cabo para indicar que las personas tienen recuerdos de vidas pasadas. Una vez más, hay cierta especulación en cuanto a si estas personas altamente intuitivas están recogiendo los recuerdos de vidas que han vivido o están psíquicamente en condiciones de recoger los fragmentos de vida que otros han vivido desde el inconciente colectivo. Sin embargo, hay personas que son capaces de recordar en detalle la vida de otras personas que han muerto antes de que hayan nacido y estos recuerdos no deben ser descontados, como muchos de estos eventos que han sido comprobados por la gente que realmente conocía al fallecido. El acto de recordar vidas pasados está más estrechamente asociado con el planeta Neptuno y el signo Piscis, porque el velo de nuestra conciencia debe levantarse antes de que se nos permita entrar en el reino de nuestra conciencia superior para que nos permita percibir acontecimientos colaterales más recientes.

Los psicólogos han realizado muchas investigaciones para demostrar que para la mayoría de la población, nuestra capacidad para recordar detalles disminuye con la edad. Si bien muchos de nosotros mantenemos nuestro estado mental en buenas condiciones hasta el último día de nuestras vidas, hay personas que va a desarrollar diversas formas de senilidad varios años antes de la muerte. Desde un punto de vista esotérico, se cree que si hemos logrado adecuadamente las tareas asignadas durante nuestra vida, entonces ésta simplemente termina con nuestra capacidad para procesar la información intacta. Sin embargo, si no hemos logrado nuestros objetivos de vida correctamente, entonces se cree que hacia el final de ésta nos hace volver a la infancia a medida que retrocedemos hacia los primeros recuerdos y así tratar de corregir los errores del pasado y volver a contactar con nuestro yo superior. La senilidad esté más estrechamente asociada con el planeta Saturno y el signo Capricornio, porque se asocia con la vejez.

La pérdida de memoria es un fenómeno relativamente común, y un gran número de libros, talleres y conferencias se han dedicado a ayudarnos a utilizar las técnicas para mejorar nuestro recuerdo. Con el paso del tiempo, los acontecimientos del pasado suelen ser confusos y tener el efecto de convertirse en dudosos acerca de la exactitud de los detalles. Además, muchos tests psicológicos se han llevado a cabo para demostrar que cuando estamos en duda en cuanto a la secuencia de acontecimientos que han trascendido en un determinado escenario, nuestra mente tenderá a "colmar las lagunas" de la inserción de bits de información que pueda o no puede ser más precisos, con lo que sobre el desarrollo de otro fenómeno llamada síndrome de falsa memoria, donde algunas personas recuerdan con precisión acontecimientos que jamás han ocurrido en realidad. La pérdida de la memoria está más estrechamente asociado con el planeta Neptuno y el signo Piscis debido a que se refiere a los sectores difusos de nuestra conciencia.

Todos posemos un tipo de "sapiencia interior" que en diversas formas nos ayuda a obtener la iluminación y comprender nuestro propósito en el gran esquema de cosas. Este conocimiento, que es en efecto nuestra psique asociada a una gran biblioteca universal, contiene los registros de todo lo que era y todo lo que es, contribuyendo a darnos un propósito a fin de que podamos continuar nuestro camino evolutivo. La memoria universal esté más estrechamente alineada con el planeta Júpiter y el signo Sagitario, ya que se asocia con un profundo nivel de comprensión y sabiduría.

La sombra de la memoria

La sombra de nuestra memoria es la que muestra el proceso de venganza o de pretender enmendar con la imaginación o a través del sueño cuando nos sentimos insultados por otro. Es particularmente un rasgo de la naturaleza humana que nuestra primera reacción sea la de querer enmendar el error que se ha hecho para con nosotros cuando creemos haber sido opacados. Aunque muchos no harán más que sonreír cuando en secreto un adversario ha recibido su merecido, hay quienes tomarán una posición proactiva en vez de trascender el hecho a fin de evitar el efecto kármico y no romper el equilibrio. La venganza está más estrechamente alineada con el planeta Plutón y el signo Escorpio, ya que se relaciona con el lado oscuro de nuestra alma, que nos compele comportarnos de una forma que sería más bien desagradable respecto a nuestra reputación debiendo haber sido más recomendable detectar previamente la raíz o el efecto de cualquiera de nuestras acciones.

Si bien la mayoría de nosotros posee distintos grados de inteligencia dentro de un rango de normalidad, hay algunos que son capaces de procesar información de manera excepcional y por lo tanto son considerados como "genios". Estas personas se clasifican como dotados porque son capaces de contribuir al progreso de la humanidad con sus singulares ideologías. Las cualidades geniales son las más estrechamente asociadas con el planeta Urano y el signo Acuario, porque son fuente de inspiración innovadora, a menudo provocada por necesidad.

Los aspectos astrológicos de la memoria

Si bien no hay alineaciones astrológicas precisas que puedan predecir de una persona intelecto o capacidad para procesar datos en información significativa, hay algunas configuraciones que tienen tendencia a aparecer en el horóscopo natal de los que tienen mucho énfasis en la esfera de la comunicación y el intelecto. Es importante señalar que cada planeta, signo o casa en la astrología no se refieren a nuestra capacidad para procesar la información de una manera u otra, pero algunas de estas presencias son más acusadas que otras y merecen una atención especial al considerar los procesos mentales.

Muchos que tienen dificultades de aprendizaje como dislexia, pérdida de memoria o incluso la esquizofrenia tienen el Nodo Sur conjunto el Sol, Mercurio o Júpiter en su horóscopo natal. El Nodo Sur tiende a hacer más difícil concentrarse, y cuando está en aspecto fuerte con otro planeta o punto, tiene el efecto de confundir la cuestión.

Plutón, Neptuno, Urano y Saturno tienen un efecto sobre nuestra capacidad para asimilar la información, especialmente cuando se postula en los signos de Géminis, Virgo, Sagitario o Acuario, o la 3ª, 6ª, 9ª y 11ª casas. Plutón y la 8ª casa, logran transformaciones masivas, y es a menudo bastante difícil romper el muro psicológico que nos impide obtener cierto conocimiento. Neptuno y la 12ª casa tienden a hacer que nuestra percepción se torne borrosa de manera que lo que vemos puede no sea necesariamente la verdad. Urano y la 11ª casa nos inspiran hacia los niveles de genio, pero si no es aprovechada por otras influencias terrenas, puede causar que nuestros procesos de razonamiento se conviertan en algo inestable. Saturno y la 10ª casa son los encargados de una gran tarea, ya que tienen tendencia a resolver lo más difícil, y por lo tanto lograr un nivel de madurez y entendimiento que permite vencer o superar obstáculos.

Un stellium, o concentración de planetas, en Géminis o la 3ª casa, indica que hay un fuerte énfasis en el proceso comunicativo o la mente inferior. Un stellium en Virgo o la 6ª casa, indica que mucho se ha involucrado en el proceso de análisis y la capacidad de concentración de la atención al detalle. Un stellium en Escorpio o la 8ª casa, muestra que gran parte se trata de introspección para hacer que una persona pase una cantidad excesiva de tiempo pensando en las causas, los efectos, y lo que podría haber sido si las circunstancias hubieran sido diferentes. Un stellium en Sagitario o la 9ª casa, indica que se hace hincapié en la capacidad de asimilar la complejidad de la información y compilarla en los conocimientos que se puedan utilizar en otras situaciones. Un stellium en Acuario o la 11ª casa, indica que la capacidad de comprender el conocimiento universal es de primordial interés. Un stellium en Piscis o la 12ª casa, indica una concentración de gran parte del inconsciente en los procesos de pensamiento de una naturaleza intuitiva que nos ayude a recordar los acontecimientos que se han enterrado profundamente en nuestras psiques durante bastante tiempo.

Traducción: inglés a español por Gustavo Karcher/.


www.casa12.com.ar | [SUBIR] | Imprimir sólo esta ventana |
(2007/2009) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
Oculto menú