"Andábamos sin bus­car­nos, pero sa­bien­do que an­dába­mos pa­ra en­con­trar­nos"
["Rayuela" / Julio Cortázar]

Mandala AstrológicoEsto es "Casa 12" (el sitio de www.casa12.com.ar).

Pero Casa 12 también es un sitio en el Mandala astrológico de la vida. Es un estado. Un estado en donde la mente pierde el control sobre la realidad del alma. Una zona que está más allá de las fronteras de la comprensión intelectual.

Casa 12 es el sitio del no-sitio. Es aquí y cualquier lado, dependiendo de la posición que ocupe el observador. Y es el observador y lo observado. La observación misma. El acto de observar.

En Casa 12 se disuelve la forma. Lo imposible se torna posible. Lo conciente se vuelve inconciente.

Es la casa de lo impersonal. La del Inconciente Colectivo. El agujero negro por donde se fuga la conciencia inferior para reunirse con la Conciencia Superior. Es el Aleph. La Caja de Pandora. La Ley de Murphy.

Casa 12 nos muestra todo lo que no queremos ver; lo que escondemos bajo la alfombra; lo que tendremos que seguir viendo —aún— cuando cerremos los ojos.

Es el tiro fallido del suicida. La bomba que no explotó. La explosión sin bomba.

Casa 12 es ese libro que ayer desapareció de la biblioteca y hoy apareció repentinamente cuando menos nos lo esperábamos. El amante inesperado, el principio de sincronicidad.

Whu ChiEs lo fenomenológico, lo paranormal, lo inexplicable. Es el pensamiento lateral, la lluvia repentina de un día soleado, el beso robado al azar.

Es un poema aún no escrito. El pasado. La morada de los daimon. El espíritu de lo inmanente. El Wu Chi o Tao verdadero. Los mitos. La cinta de Moebius. El ADN. El déjà vu.

También es el cardumen y la colmena. El pez en el cardumen, y el cardumen en el pez.

En Casa 12 acecha nuestra sombra disfrazada de Santo para mostrar nuestros demonios. Es donde un día descubriremos que el Cuco sí existe, pero que no es ni bueno ni malo, sino tan sólo aquello que nosotros le ponemos. Y que el Cuco y Dios son la misma cosa. Son "La Cosa".

Casa 12 nos empuja hacia el vacío; porque es el vacío. La Nada primal. Lo que nos desvela, porque no tiene velo.

En Casa 12 el principio de lo femenino se funde con el principio de lo masculino. Desaparecen las formas, se disuelven las apariencias, ya no hay contrastes. Lo real es irreal; y lo aparente se vuelve cierto, tanto, como lo cierto muestra su pura apariencia.

Casa 12 es de donde huimos, y a donde iremos a parar, tarde o temprano, irremediablemente; después de aprender que no hay huida, no hay metas, no hay objetivos. Que no hay blanco; uno es el blanco. Y también la flecha. Y el arco. El arquero. Y el flechazo…


www.casa12.com.ar | [SUBIR] | Imprimir sólo esta ventana |
(2007/2009) Ciudad Autónoma de Buenos Aires, República Argentina.
Oculto menú